Ya estoy Deshamburguesado

El delivery se vió potenciado en los últimos años y particularmente cobró mayor auge en Argentina con la moda de las entregas “Rapi” y “Glovo”.  El mundo de la segunda década del 2000, se desea recibir lo uno que quiere en su casa y rápido
ya estoy deshamburguesado

Buenos Aires es una de las capitales con las mejores Pizzas del Mundo. Alberga entro de muchas otras, las cadenas más tradicionales del siglo pasado: Güerrin, Los Inmortales, Banchero, el Cuartito y Las Cuartetas. Hace unas semanas la cadena Kentuky, lanzó una campaña, para que la gente se vuelque hacia la pizza bajo el slogan: “DESHAMBURGUESATE”.
Por  mi lado, trato de tener una vida relativamente sana. Deporte, ausencia total de cigarrillos y de forma moderada un poco de alcohol. Pero tengo mi talón de Aquiles, la pizza en todas sus formas: la tradicional, el calzón, de cancha, y hasta esas mezclas raras con frutos del mar, salmón ahumado, o incluso ananá.
Pero lo fundamental tanto de la pizza como de la Coca Cola, pasa por otro lado que no tiene nada que ver con el sabor. Ninguna de las dos sería un boom si no fuese por un tema de logística. Llega a todas partes y en el caso de la pizza va a tu domicilio y en media hora.

El delivery se vió potenciado en los últimos años y particularmente cobró mayor auge en Argentina con la moda de las entregas “Rapi” y “Glovo”.
El mundo de la segunda década del 2000, se desea recibir lo uno que quiere en su casa y rápido. Los millennials, no conciben otra forma de obtener lo que desean, ya nacieron con el delivery bajo el brazo. Son como niños malcriados, todo tiene que llegar hoy, y si es dentro de los siguientes 60 minutos, mejor.
Hace una par de semanas, se aproximaba el cumpleaños de mi hermana y dejé su regalo más o menos para último momento. Entré en una tienda on line y le encargué esa maldita remera que se tomó el trabajo de repetirme 1500 veces que le gustaba. El proveedor, ofreció comprarla on line y retirarla personalmente del mismo negocio, pensé que esa forma me venía caída del cielo, dado que ganaría el tiempo del envío al ir personalmente a buscarla. Pero fuí sorprendido muy tristemente, cuando me llegó el email, indicando que la remera no podría retirarlo de la central, porque la enviaron a la Sucursal y estaría disponible en 96hs hábiles. Llegué a la fiesta con las manos vacías, mi hermana puso cara de haber recibido una pizza fría.

Lo que me ocurrió me lleva a la reflexión, que muchos negocios de venta al por menor, no se adaptaron a las nuevas tendencias, se creen que están a mediados de los noventa. Ofrecen comprar en línea y retirar de la central, pero terminan enviando desde el depósito a cada Sucursal y no cumplen con las entregas dado que no le permiten a cada boca entregar de su propia existencia. Ni siquiera conocen el término, stock de seguridad.  Parece que es más complicado entregar una remera que una pizza.

Una de las complicaciones más grandes de las empresas ya sea de prendas de vestir, como de electrónica y hasta de productos de almacén, es saber con una cierta exactitud, el stock de cada producto en cada sucursal. Para poder enviar un artículo dentro del día, hay que tener esa información con una exactitud del 100%. En la práctica, la realidad es totalmente distinta, las empresas de hoy en día tienen una exactitud de existencias que ronda entre el 65 y el 70% (en los mejores casos). Este problema debe resolverse para evitar que se entregue la pizza incorrecta y fría.

En Keengo, podemos ir a su rescate, trabajamos con la tecnología RFID, mediante la cual permite identificar cada unidad del inventario a través de la Radio Frecuencia, asociada a scanners de mano y otros fijos en las cajas, las góndolas y determinados pasillos del centro de Distribución. Lo cual permite ir dando de baja / alta automáticamente a los diferentes artículos provocando que se disparen alarmas y avisos cuando se llega a un stock crítico o incluso permite hacer pedidos de reposición de forma automática. Esto aumenta la potencia del Omnicanal (ver nota: “El Omnicanal”).
En Keengo desarrollamos soluciones customizadas de hard y soft personalizado que permiten cumplir con las expectativas de sus clientes 2.0, permítanos ayudarlo a entergar “su pizza” del gusto correcto y caliente.

Artículos Relacionados