Nueva Tendencia Mundial: lleve todo, pague solo lo que se quedará

Hoy en día muchos productos, aunque tecnológicos, terminan siendo casi commodities. Los consumidores las googlean y encuentran cientos de personas que ofrecen lo mismo.
nueva tendencia mundial lleve todo pague solo lo que se qued

Hoy en día muchos productos, aunque tecnológicos, terminan siendo casi commodities. Los consumidores las googlean y encuentran cientos de personas que ofrecen lo mismo. El consumidor 2.0 está cada vez más selectivo y desconfiado, más aún en las compras on line. Lo que desean adquirir: ¿tendra fallas de fabrica? ¿le quedará bien? ¿la foto sera con la de las hamburguesas de los locales de comida que difieren totalmente de la realidad? ¿cómo responderá el producto con el paso de las semanas?. Esto nos pone en el siguiente dilema, ¿dónde compraremos algo en el lugar que nos permite probarlo, o en el que no?

En Argentina, tenemos varias formas de tentar a los clientes. Hay Supermercados que dicen: tenemos el mejor precio, si lo consigue mas barato, le devolvemos el doble de la diferencia. Una marca de colchones permite probarlo un mes y si no responde a las expectativas “soñadas” se puede devolver. Mercado Libre, tiene una política de devoluciones muy favorable al comprador. Además la Ley de defensa del consumidor, establece plazos en los cuales se puede devolver el producto sin que haya que dar ningún tipo de explicaciones.

La tendencia en Europa supera ampliamente estos límites y ya los consumidores van más allá de probar cuando realizan compras de forma física (como por ejemplo, un jean en el Local de ropa). Las empresas en línea, necesitan compensar de alguna forma su virtualidad, la forma es ofrecer a sus consumidores un tiempo de prueba para sus productos, sin que sientan el compromiso de quedarselo.

Al poder probar los productos, permite que la mente se relaje y el hecho de pagar mas tarde, psicológicamente, libera de culpa. Las consecuencias se estiran en el tiempo y ademas hipotéticamente se podría devolver todo. ¿Quien aguanta la tentación de intentarlo?

El el Reino Unido, hay compañías, en las que los compradores pueden pagar a los 30 días. Esto permite que si uno pensaba elegir por ejemplo un traje, termina llevando 5 y en la práctica,  al mes en vez de devolver 4, termina quedándose con dos. El solo abonar lo que se conserva es casi el paraíso de las compras por impulso, dando una sensación de falso dominio en el cual al pasar semanas con los productos da cierto malestar el devolverlos. Y al final se terminan quedando con las unidades de las que originalmente se pensó.

El desafío de las tiendas on line es intentar emular el efecto “compró mientras estoy en la cola”, que se da en los supermercados. Uno va con una lista prolijamente armada y trata de no sumar elementos de más. Llegamos a la caja triunfantes, felices por no haber sucumbido al impulso de adquirir productos superfluos. Cuando ya estamos en la cola, después de 15 minutos de tedio… bajamos la guardia. En el pasillo de lo impulsivo tenemos: pilas, afeitadoras, caramelos, pastillas, chocolates, refrescos, golosinas con juguetes para los niños, etc. En algunos casos, la tentación es tan grande que hasta consumimos ahí mismo entregando más tarde, el envase vacío a la cajera para que nos cobre.

En Europa, un estudiante manifestaba que sus compras en línea no son mayores, al poder devolver lo que no usara, pero que aumentan las posibilidades que adquiera algo de mayor valor.
Probar antes de comprar como hemos mencionado en otro artículo, es la forma que tiene Netflix de tentarnos con ese mes de prueba gratis, que nos hace terminar pensando como habíamos hecho para poder vivir hasta ahora sin esa plataforma. O para los súper ansiosos que no toleran más las publicidades del la App gratuita de Spotify y pasan a la versión premium libre de consejos comerciales. Pero en todos los casos primero probaron de forma gratuita, y después decidieron el desembolso económico.

Como en todo, ser los pioneros es una forma de fijarse en la mente de los consumidores, la gente no sabe cúal fue el más completo, impecable y prolijo viaje por barco entre España y América. Pero sabe que el primero que llegó fue Cristobal Colon.

Probar antes de comprar, lo que ya es presente en el Mundo es el futuro cercano en Argentina. ¿Nos vamos a quedar atrás…? En Keengo no queremos que nos pase eso pero tampoco que te ocurra a vos. Queremos que sepas que lo que necesitas, ya sea protección de activos o de productos a la venta. Podes acercarte a nuestra Tienda de Prueba Keengo en la cual tenés recreadas las condiciones que se da en un Local Comercial REAL, no es un laboratorio sin ruido eléctrico y con condiciones que jamas se daran en la realidad. Podemos analizar delante tuyo las muestras de tus productos y asesorarte, para que puedas ver analizar y asombrarse al comprobar que  tenemos las soluciones que necesitas.

Artículos Relacionados