El realismo mágico y La invisibilidad del Stock

El realismo mágico y La invisibilidad del Stock

El realismo mágico tiende a mostrar lo irreal o extraño como algo cotidiano y común. Algo parecido a lo que intentamos hacer nosotros cuando queremos mostrar que tenemos entregas en tiempo y forma, pero no podemos ver nuestro stock on line.

¿Queremos formar parte del mundo omnicanal? Tenemos que conocer el stock que manejamos, como la palma de nuestra propia mano. Necesitamos saber cuando y donde está cada producto que comercializamos, sin importar si los compradores van a un Local o los adquieren on line. 
Al cliente solo le importa recibir su compra por el canal elegido: envío desde la sucursal, desde el depósito, retiro fìsico, saber con que opciones de devolución cuenta. Es imposible ser competitivo si no tenemos idea de donde está nuestro inventario.

Para agilizar los canales de venta, distribución, reposición, compra, devolución, y venta; tenemos que tener visibilidad de nuestro stock. Desgraciadamente no hay otra forma. La entropía del proceso crece en forma de progresión geométrica, durante el recorrido de los productos desde el origen hasta la venta.
Es necesario que analicemos los cuellos de botella y los puntos ciegos. Como citamos en otros artículos, los empresarios tratan de tener un inventario meticuloso en sus depósitos centrales, pero por un lado esa información envejece en cuestión de horas y además al llegar a cada Local a nivel artículo el porcentaje de exactitud oscila entre el 60 y el 70%.  

¿Por qué los Locales son una caja negra a nivel stock? Esto se debe a múltiples causas:
A) Por un lado el robo no documentado, o como algunos llaman la merma desconocida (con este término abarcan diversos tipos de faltantes, no solo los de robos), cumplimiento regular de los procesos (no es lo mismo una Empresa que trabaje con Normas ISO que otra que no lo haga), alta rotación de personal. Y el borche de oro que complejiza más los puntos antedichos, el stock poco preciso.
B) Las ventas se realizan en los Locales, no el el Centro de Distribución de la cadena. De hecho la mayor parte del stock se encuentra en ellas y no en el CD. C) Esto significa que donde debemos ser más estrictos respecto a las existencias es en cada punto de venta.
Todo esto atenta contra la ilusión del empresario minorista, que quiere centralizar su servicio de entregas por la demanda on line, pero debido a su falta de dominio de los números de las existencias, requiere varias soluciones particulares en vez de una sola de nivel macro.

Hace años que en Keengo asesoramos a nuestros clientes, la palabra mágica para transformar esta situación es RFID aplicado a recuento regular de productos. Pasaremos de un promedio de exactitud del 65% a uno más arriba del 95%, pero esto no es todo. Primero se etiquetan todos los productos con obleas RFID en el Centro de Distribución. En segundo lugar se instalan en los puntos de egreso del Depósito Central, embalaje y entrada de cada Local, antenas que que verifiquen la información y permitan tanto exportarla como cruzarla para conocer el flujo de los productos.

Parece una obviedad, pero para cumplir rápidamente con los pedidos, tenemos que tener un stock visible y exacto. Hoy en día con los pedidos Web y el comercio electrónico, los pedidos no van necesariamente desde el Depósito Central a la Sucursal 

Hablemos un poco de EPCIS, empezando por definirlo: EPCIS es un estándar GS1 que permite a los socios comerciales compartir información sobre el desplazamiento físico y estatus de un producto a lo largo de la cadena de suministro en un esquema de negocio a negocio, incluso hasta el consumidor final. El estándar incluye información relevante y ayuda a responder a los «qué, cómo, cuándo y porqué», habilitando una cadena de valor transparente para consumidores y compañías.

Reponer productos con el criterio EPCIS, permite puntos múltiples de Lectura RFID, a lo largo de toda la cadena de suministro. Lo cual da una visibilidad importantísima del Stock, a través de múltiples canales que ayudan a enrutar y coordinar los pedidos de una forma ágil, rápida y sin errores.

A modo de epilogo:
Por más que suene hasta lógico introducir RFID primero en el Centro de Distribución y en una etapa B en Locales, si hay una cosa que aprendimos en Keengo es que se empieza PRIMERO por las Sucursales. Ellas son el punto de partida, dado que las fallas en el Stock de cada punto de venta son increíblemente altas. Después que quedan equilibrados los Locales, recién ahí vamos por el Depósito Central para logar una foto total del Stock.
En definitiva, la idea es aplicar el EPCIS no de altruistas, sino para aumentar las ventas. Trabajar bajo esas Normas, permite tener una visibilidad completa de las existencias, lo que ayuda a los compradores a saber si su pedido está disponible, o llegado el caso si se puede encargar fácilmente, en cualquier momento y hacia todo lugar.
 

Dejar comentario o consulta: "El realismo mágico y La invisibilidad del Stock"